No hay la menor duda que el voto bronca esta estrictamente vinculado a la deprimente situación socio-económica, cada vez más generalizada. Tal presunción es a los efectos de la política neoliberal implementada en la década precedente, más allá de si es teóricamente correcta. El conocimiento social general no puede definir con claridad cual es la política económica que debe aplicarse para salir del brete nativo. Ningún partido u organización civil especializada - interna o externa-  en estos temas puede garantizar que su receta sea la correcta. Afirmar si sus postulados, pero a expensas que su error metodológico lo paguemos los ciudadanos, demasiado habitual.  La opción que maneja el gobierno-cavallo reside en un aspecto prudente: el déficit cero no puede seguirlo siendo a costa de las retribuciones de los asalariados/proveedores  que dependen del Tesoro Nacional/Provincial/Municipal. Debe reorientarse hacia otros campos. Reducir los intereses de la deuda puede  ser una solución, no muy interesante para las ganancias del sistema financiero nativo y trasfrontreras. Aunque estos no pueden justificar la sobretasa que pagamos, concomitante del nivel de garantía ofrecido. Subiendo ésta, las mismas deberían bajar. Son reglas de juego que no se pueden omitir, pero parece que “duelen” ...

¿ No dicen las normas medicas que si un diagnostico acertado no puede generarse una terapéutica eficaz? ¿ Dónde esta ese diagnostico? ¿ Puede hacerlo quien generó la enfermedad sin la más mínima intención de involucrarse ( léase perjudicarse/suicidarse política y económicamente )?

 

Todo es posible en nuestra Nación.

 

§         Siguiendo la teoría del limón exprimido – siempre queda una gota más - se llegaría a los salarios privados (una ley de retención, igual que se saca para el PAMI) y cualquier otro disparate mayor vía impuestos.  Esto no se ha producido, no por falta de ocurrencia, sino que ya nadie puede afirmar – ni el más acérrimo liberal- que tal política no restringirá aún más lo recaudado (seguramente será así) . transformando el déficit cero en una trampa-bomba al desequilibrarse hacia los egresos, sin consecuencias previsibles...

§         Estas ultimas medidas aparentan un incentivo al consumo  y una reducción del déficit vía intereses de la deuda. Siguiendo el método nativo, los problemas de hoy lo transferimos al mañana. La quita de aportes personales incrementan los haberes de hoy y reducen la jubilación de mañana. El futuro se construye de las decisiones del presente. Ojala se transforme en una palanca de crecimiento, pues sino hipotecamos aún más nuestro devenir.

§         La impaciencia del riesgo país ( por fin somos primero en algo, la hiper lo hacia posible) hizo que se anunciaran las medidas sin el consenso necesario, por lo menos de los principales afectados ( las AFJP y los gobiernos provinciales). De negarse a una transa razonable, quedarán como los malos de la película. Ergo, otra semana de sufrimiento para negociar. Aparentemente – gracias al nuevo número 2, Jacob Frenkel, conspicuo miembro del staff de la banca internacional acreedora – la presión se restringirá al ámbito local (?).

§         Siempre he afirmado que no es mi fuerte la economía pero se puede seguir tolerando la afirmación de que el Patacón es un instrumento factible de generalizar, como reactivante económico. Gracias a la inesperada respuesta del comercio – las ventas llegan a niveles deprimentes-  tal herramienta reemplaza al dinero que no cobraron. De no ser rápidos de reflejos, lo comerciantes percibieron que de no ser aceptados, las ventas hubiesen bajado a niveles intolerables. Es decir que los empleados bonaerenses siguen siendo tan pobres como antes del Patacón e igual circulación     ¿ Qué puede tener de positivo? Dar aumento en tal elemento de cambio, hubiese si generado mayor consumo, pero también según las reglas económicas inflación (emisión de dinero encubierta sin respaldo).

§         Nuestra clase dirigente hace una lectura del voto bronca: “es un llamado de atención a los políticos”. No comparto. Estimo que es una manifestación de impotencia ante la funesta conducta política de los mismos, que nos ha llevado a este penoso presente. No es un llamado de atención es un mensaje claro: “basta de estos tipos, ya tuvieron su oportunidad”. Sin querer dejaron picando la pelota en su propio lado:  ¿ Si aquellos no pueden revertir el desmadre por la incapacidad fehacientemente demostrada, quien lo hará? Al final tendré que reconocer que Chacho – no es de mi agrado- fue el más coherente de todos: sintió vergüenza de sus pares he hizo lo correcto: renunció. Evidentemente es más fácil ponerse la escafandra y seguir. Igual ni el mercado, ni los militares ni la ciudadanía civilizadamente pueden – por ahora- desplazarlos.

§         Una psicoanalista de prestigio pública. el 31/10 último. en el diario de mayor circulación un articulo - en página central - donde critica a la intelectualidad nativa y su parálisis escéptica. Un eufemismo de pusilánimes /desentendidos.

         ¿ Algo peor podemos esperar? *  Puede ser, todo es posible en Argentina: país con recursos pero pobre ¿ Incluirá los humanos? Nunca había dudado...

  ¿Nada por hacer? ¿Cual es el nivel de tolerancia?

* Cada vez le creo más a Moyano en su alusión del boludo y el trastornado... uno y otro profundamente convencidos de que no pueden fracasar so pena su fin político, cuyos horrores paga la ciudadanía. 

                                                   aaaaaaa (Solidaria e Idónea),www.redsoleido.com.ar Aportes e interrogantes ciudadanos
                                                            Número  14     del     9/11//2001      -  
Francisco Alberto Scioscia        letter.gif (161 bytes)