Resultaba sorprendente la coherencia que trasuntaban los gobernadores peronistas ante la crisis generada por la renuncia presidencial de De la rua. El nombramiento de Rodríguez Saa, como miembro fulgurante de las provincias “chicas  ¿se autopropuso o lo nominaron?- hacia pensar que su accionar sería producto de una labor consensuada entre los federales y vislumbrar una tenue luz de esperanza. Una oportunidad para los presidenciables de mostrar por fin que no todo estaba perdido en nuestra dirigencia. Las manifestaciones publicas de Kirchner, De la Sota, Ruckauf, Gabrielli, etc,  sonaban prudentes ante tantos desatinos experimentados. Parecía algo así  como la revolución de los federales, que bien podría ser un derecho al postergado interior, desplazando a los popes justicialistas precedentes, coparticipes de todos nuestros males. Preferí omitir cualquier consideración relativa a presuntos errores iniciales del ex-gobernador puntano, en aras de aportar algo a este desmadre nacional ( Grosso, un elenco ministerial limitado, el tope de $3.000.- generando un brutal achatamiento en las estructuras públicas, sin medir el valor en sí). Pero pusieron al lobo al cuidado del rebaño. El puntano por siempre aspiro a ser presidente. El plato estaba servido en bandeja: largarse solo – el sistema presidencialista lo permite -  y buscar apoyo factible partidario (Menem, no podia ser reelecto) y extra-partidario (Alfonsín, evitar una debacle colosal de la UCR)  para consolidarse en el poder hasta el nuevo llamado a elecciones del 2003, en el cual participaría como el “salvador” nacional (lo fuere o no). En fin, los federales perdieron su oportunidad histórica de ser el recambio político necesario. Habría que bucear porque la tan proclamada necesidad de legitimar con el voto al presidente transitorio. Como norma democrática es indiscutible, pero como percepción de la realidad social flaquea. Los cacerolazos y saqueos tienen un mensaje univoco: fuera los políticos ladrones, que incluían a todo el espectro casi sin excepciones. Si una opción hipotética  hubiese sido un presidenciable peronista u otro y que se vayan todos los políticos existentes, ganaría ampliamente esta última (evidentemente estos políticos no hicieron una lectura de la gravedad del voto bronca).  Es hora de operar no de proclamar. Hay otras opciones, como la de plebiscitar en seis meses o un año al gobierno elegido por la Asamblea Legislativa, justificando o no su accionar. En fin había que haber dejado de lado las ambiciones personales, prevaleciendo las aspiraciones que satisficieran a la ciudadanía sin chicanas. Difícil para estos políticos afectos al poder por sí mismo. Los cacerolazos y el  cantado aislamiento de sus pares  pusieron fin al efímero mandato del ex-gobernador de San Luis.

Un gobierno de “salvación Nacional”

Un chiste tal calificación. Sería de “reparación nacional” de las tantas macanas que hicieron en el ejercicio de sus mandatos, acorde con la predica precedente del suscripto ( simplemente una lectura de las demandas sociales).  Kirchner aludía con vehemencia que esto resultaba improcedente dado que era dejar en manos de los coparticipes del desastre nativo a quienes lo provocaron. Una acotación lógica. Pero quedarían Uds., los federales y perdieron su oportunidad... Lamentablemente forjar una dirigencia coherente con las demandas sociales insatisfechas no es inmediata y menos con las reglas de juego político existente. Paciencia                     ( aaaaaaa los llama). Aspiremos a que esta dirigencia sea el puente para una nueva más propicia. No tienen margen, deben promover un futuro mejor, que ellos no supieron conseguir. La hoguera los espera... (como esta esto no es un eufemismo)
En fin, nos guste o no, emergió un gobierno de unidad nacional  con el dificilísimo objetivo de cambiar un modelo que nos condujo al lastimoso presente. Con tres patas solidas: peronistas, radicales y frepasistas, que para nuestra Nación es sorprendente (la cuarta, para mayor sustentación, sería la Iglesia). Pensemos que el modelo neoliberal fue sustentado en el precedente y fracasado populista /proteccionista, su antítesis. Recurramos a la verdad aristotélica : la virtud es el punto medio entre dos extremos. Veremos si aprendimos algo en estas ultimas décadas: no escuchar al mensaje for export de las grandes potencias de libre comercio ( para el beneficio de ellas) y de restringir el gasto, aumentar/crear impuestos,  generando recesión como la nuestra. Krugman y Stiglitz, dos economistas del  mayor nivel, el segundo Nobel, sin intereses manifiestos, nos avalan criticando las recetas del FMI (ideológicas y/o interesadas). Consecuentemente:  reactivación gubernamental según lord Keynes y preservar los intereses de los productores nativos sobre los extranjeros, exigiéndoles y facilitando su competitividad.
Aunque no es de mi simpatía, el único político potable para este proceso es Duhalde. Poder y conducción tiene, coherente con las de su época. Pergaminos válidos, no, medido esto en términos de satisfacer las demandas sociales. Su amplitud para la participación hace que sea el más conveniente. Lamentablemente para poder cambiar de modelo y tratar de restaurar el desastre existente del aparato productivo , se necesita crédito, ergo un sistema bancario sólido. Escudado en una lógica mercadista, Cavallo no podía asustar a la población diciendo que el sistema bancario se estaba cayendo, dado la magnitud de los retiros, dado que eso hubiera generado la famosa corrida bancaria  (sacar los fondos depositados de la mayoría de los ahorristas) que determina la quiebra de los bancos en general ( en caja queda solo entre el 20 y 25% de los depósitos efectuados, prestándose el resto, según el negocio bancario universal) . Francamente desconocía los datos de la famosa crisis del 30 en EE.UU. En tres años se retiraron del sistema bancario yanqui el 20% de los depósitos. Aquí, siempre primeros en las malas, el 22% en el 2001. Terrorífico/calamitoso es poco  ¿ Porque se espero a llegar a ese limite SENÒRES BANQUEROS Y FUNCIONARIOS ?      ¿  Ceguera, impericia, autismo, locura...?  Obviamente, tales depósitos no lo sacaron los ”perejiles”, que hoy sufren, sino los “informados”.
Al inicio del corralito se creía que era para evitar más retiros, así no romper el equilibrio del sistema bancario. No se entendía porque involucraba las extracciones de haberes que correspondían a depósitos recientes y transitorios. Los días fueron develando tal insensatez: NO HABÍA EFECTIVO, YA QUE EQUIVALIA A LOS DEPÓSITOS EXTRAIDOS. Quien tenga la culpa – que debe investigarse- no solucionara el problema. Deberemos vivir con el corralito, por mucho tiempo. Si se levanta, todos irán a sacar sus ahorros. Solo los primeros y como esta, contados con los dedos, lograran recuperar los mismos, para la desgracia de los otros que no tendrán posibilidades de recuperación alguna ( lejos, muy lejos en el proceso de quiebra de los bancos).  Si fracasa este nuevo gobierno ya no tendremos confianza. De esta se sustenta  toda la ingeniería económica, liberal o cualquier otra. Sin ella no existe ningún modelo posible. El levantamiento de las actuales restricciones bancarias esta estrictamente ligada al éxito del actual gobierno y los proximos.  En cuanto a la devaluación,  que se transforme en la palanca que nos permita reflotar industrias nativas, que restauradas adecuadamente en el mercado interno, tenderan por un proceso evolutivo propio - y fomentado por el gobierno- a la exportación, insertandonos en el mundo. No que el mundo se inserte en nosotros, destruyendo nuestra industria nacional y la miseria consecuente.

Espero que Dios ilumine a estos hombres para orientar positivamente nuestro horizonte. Por nuestra salud y la de ellos...

Una ultima reflexión: debemos reemplazar las cacerolas por medidas operativas útiles (control de precios y servicios, formación ONG, organizaciones políticas acordes al siglo 21, etc). transformar esa bronca en creación. En fin, recurrir a las únicas armas con que contamos los no poderosos : la SOLIDARIDAD Y la IDONEIDAD. La primera como seguro - más allá del bien, como negocio- coparticipando con un aporte personal para el bien común; comencemos simplemente con no hacer a otros lo que no nos gusta que nos hagan a nosotros. La segunda como reaseguro de que el esfuerzo solidario sea en vano. Ya no podemos dilapidar esfuerzos. En otras palabras: sensibilidad social e imaginación productiva. Y por último, analicemos esta reflexión de un hombre brillante de nuestras letras, a la cual adhiero:

"El mundo atribuye sus infortunios a las conspiraciones 
y maquinaciones de los grandes malvados... 
Entiendo que subestiman a la estupidez"  Bioy Casares

 

                                                              aaaaaaa (Solidaria e Idónea),www.redsoleido.com.ar Aportes e interrogantes ciudadanos
                                                                                      Número   017  del 14 de enero 2002     -  
Francisco Alberto Scioscia    letter.gif (161 bytes)