Estudios Superiores

 

 Si un sistema educativo a nivel primario/secundario es deficiente, afectará al nivel medio de esa sociedad. En cuanto al terciario, si lo es, incidirá en el aparato productivo y en la investigación. Generalmente, cuando se hacen diagnósticos locales de cualquier tipo de actividad hay un factor común: carencia de ejecutivos/gerentes de nivel. No es casual, nuestras universidades generan profesionales de bajo nivel intelectual para ocupar tales cargos (con excepciones). El medio posee tal carencia, cerrando un circulo coherente. El nivel gerencial debe estar dotado de pensamiento comprensivo - abstracto, global y sistémico- por la naturaleza de sus funciones: captar un todo y sus partes, y su inserción en contexto/coyuntura que se desarrolla. Agregar un mínimo de equilibrio emocional. No sé si será una fantasía Argentina o es un fenómeno mundial: universitario, por lo tanto, piensa, inteligente, y esta capacitado profesionalmente. La realidad indica lo contrario, por lo menos en la Argentina. La Universidad de Córdoba, tiene un promedio que no llega a 4 entre sus egresados - expuesto por su rector- lo cual nos remite a una gran cantidad de bochazos. Neustad le preguntaba a un argentino estudiante en Harvard: ¿ Hay tantos aplazos en esa?  Este joven, que además de alumno fue ayudante  de cátedra, lo miro sorprendido, expresando que generalmente no hay. Dado el cociente racional entre docentes/alumnos y del total de la universidad, cuando un alumno no estaba al nivel de rendir, se le indicaba tal déficit, orientándolo en sus fallas. Pero el problema no se plantea en el medio de la carrera, sino al ingreso. Este es tan riguroso que su aprobación garantizaría en un altísimo porcentaje el egreso del mismo. Y si pudiese ser soslayado, no podría seguir el ritmo de sus compañeros. Priva la excelencia. Tanto esta universidad, como las otras top (Yale/Stanford, etc.) no deben tener más del 1% de la población norteamericana. Es decir se invierte en ejercitar el pensamiento comprensivo, no se enseña a pensar... Si distinto como dice una de ellas sabiamente.

            Cuando se alude al nivel de sus egresados, es consecuente con los mecanismos aludidos. Por más dinero que se tenga, estimo que su negocio es la excelencia y por añadidura sus ingresos. No tengo información precisa, pero el concepto no puede variar en demasía. Hace un par de años, un científico prestigioso de la universidad de Tel Aviv, respondía a un periodista nativo sobre si el éxito de esa institución había correspondido a la activa participación de sus alumnos (o mal informado o habría sido miembro juvenil de franja morada): sorprendido respondió que no, que la misma era absolutamente jerárquica, los que más saben conducen/deciden, como cualquier otra universidad de prestigio mundial. Será que los argentinos confundimos jerarquía con autoridad formal... nada más alejado del conocimiento ¿algunas botas en nuestro camino? También cuando se alude a elite, nos remitimos a la oligarquía ¿ La satánica generación del 80? Cassettes que debemos revisar en nuestra breve historia. Recurramos al diccionario y reflotemos las definiciones de elite y jerarquía sin connotaciones distorsionadas.

            En nuestro país el ingreso irrestricto equivale a la constitucional igualdad de oportunidades. Todo argentino tiene o tuvo fantasías de ser jugador profesional de fútbol (por lo menos a quienes nos gusta). ¿ Cuántos se han ido a probar? Un número ínfimo, dado que cada uno hace una autoevaluación de sus condiciones, o recibe al jugar una calificación externa que lo marca. Aún cuando ésta esté distorsionada, los seleccionadores de inferiores lo pondrán en la realidad. Estos filtros son necesarios para cualquier actividad, que requiere de determinado talento para ejecutarla. La igualdad de oportunidades nos remite a la posibilidad de cumplir con un examen de potencialidad de esa actividad. Imaginemos todos ingresando a las inferiores, para luego de un tiempo de estar practicando nos darán cuenta de nuestras limitaciones con el balón. Cuantas canchas, pelotas, entrenadores se requerirían. Los socios pagarían gustosos tales egresos... nadie es tan tonto. Traspolado a la universidad, esta igualdad de oportunidades estará condicionada a un examen de ingreso, estructurado con la mayor equidad e idoneidad posible, sin ningún tipo de discriminación imaginable. Además, podría darse cuantas veces se quiera, aunque lo hayan rechazado anteriormente (garantía de manipulación circunstancial, o sospechas subjetivas, o cualquier causa). Mayores costos pero transparencia y más barato que el ingreso irrestricto.

            Si la sociedad financia a la Universidad, debería tomarse el resguardo que ingresen-egresen lo mejor de ella, para su propio beneficio. Así de terminante parezco un acérrimo liberal. Hay razones humanas que avalan esta odiosa determinación: tiene algún sentido asumir tareas para las cuales unos no esta dotado naturalmente, resintiéndose su calidad de vida, al tener que cumplirlas forzada e ineficazmente. O vamos a creer que éstos no deben simular sus carencias, objetadas explícita o tácitamente, o solapadas. Quién tiene responsabilidades de alto nivel y no posee pensamiento comprensivo se las vera en figuritas para sostenerse, excepto para quien pueda imponer su poder (cualquier causa o lugar).  Quien tenga el don de la comprensión, deberá ser el certificado de ingreso a la Universidad, revalidado en un examen acorde; con el consiguiente beneficio individual  - no deberá hacer de...- y social  (generar el nivel gerencial/ejecutivo idóneo que se demanda). Incrementará el nivel productivo, estándar de vida general y atracción de capitales de inversión.

             Sus características básicas serán las siguientes:

q       Desarrollo intelectual basado en la praxis entre teoría y práctica desde el inicio de la        
      carrera. Utilizar al estado como base de tales experiencias en lo posible, y a empresas    
     de nivel según acuerdos programáticos.

q       Condiciones de estudios óptimas. Cocientes racionales alumnos/docentes. Becas a quienes no tengan recursos y sí capacidad. Docentes del máximo nivel intelectual, bien remunerados. Especialistas extranjeros de prestigio, nivel de conciencia de nuestras limitaciones con el mundo.

q       Conducción universitaria jerárquica-consensuada y participativa en todos sus niveles.

           En el mundo hay millones de profesionales desocupados o subocupados. No es sólo por falta de trabajo. Hay una incorrelación entre la demanda - el nivel comprensivo- y la oferta (hacen de...). La educación sigue  siendo un negocio, dado que a nadie le gusta quedar fuera de carrera.  Cada día se abren más centros de nivel terciario, incrementando tal desfasaje y la insatisfacción ulterior, personal y social.

            Un emprendimiento, en cualquier ámbito, requiere de un diseño el cual implica una visión global/sistémica. Su correcta formulación garantizará el éxito del mismo y al conjunto productivo que corresponda. Si el que lo realiza es idóneo para pensar en tales términos - comprensivo- y el que los ejecuta en equipo con aquél es un entendedor top, el proyecto será un aporte productivo. El título no habilita para una formulación correcta, la capacidad comprensiva ejercitada, sí.

            La ejecución es tan importante como su formulación, la cual debe estar en manos de entendedores de los máximos niveles, que idóneamente sé consustanciarán con el proyecto correctamente formulado. Deberán crearse carreras complementarias a las universidades  para aquellos que posean estos niveles, con iguales condiciones que las expuestas para aquellas.

            A nivel provincial/municipal, se crearán talleres de capacitación técnico-profesional, de los niveles siguientes, acorde a las demandas del mercado, en interrelación con empresas, cámaras, instituciones públicas y civiles. En fin, no perder talentos ajustados a su real dimensión. Deberá establecerse mecanismos adecuados para lograrlo, seleccionándolos. Dado que el modelo de secundario propuesto es contenedor y obligatorio, será uno de los ámbitos que permitirá detectar los niveles intelectuales de nuestros futuros profesionales y técnicos. No podemos seguir dilapidando intelectos, recursos escasos que deben ser preservados para el bien del conjunto social respectivo y planetario.

            Debería analizarse si el nivel educativo de una nación puede estar condicionado a lo político, aunque sean los de mayor idoneidad. Es demasiado importante para dejarlo en manos de unos pocos. No será fácil de determinar los mecanismos, pero valdría la pena intentarlo...

 

( transcripción textual del punto 3.2.2 del ensayo "Hacia una Nueva IDONEIDAD POLITICA, Ocruxaves, 1997)

 

                                                                                  ( solidaria e idónea ) Aportes e interrogantes ciudadanos
                
letter.gif (161 bytes)                                                     Número 030  del  9 de noviembre 2002  .    Francisco Alberto Scioscia .                                      
                                                                                                                                                                                                            
www.redsoleido.com.ar