MÁS QUE CAMBIEMOS, CAMBIAR…

 

Resulta bastante generalizado trasfronteras, una clara tendencia a la descomposición de los partidos políticos otrora tradicionales, emergente tal desintegración de crisis nativas recurrentes, que la politica no logra satisfacer adecuadamente a las demandas sociales involucradas en la misma. Argentina, no es la excepción. Desde la mitad del siglo 20, predominó el bipartidismo de origen popular: primero el radical (UCR) y luego el peronista ( PJ), con algún partido circunstancial que fue diluyéndose en el tiempo. Al presente, creo que estamos en una crisis terminal de los mismos. El radicalismo por su escaso caudal de votos (5 %), tras ostensibles fracasos cuando la ciudadanía le dio su voto. Aunque no ha tenido divisiones partidistas luego de su reunificación con el sector intransigente de otrora (UCRI), las fugas de sus dirigentes culminaron en partidos de aun menor volumen (Carrió, Stolbizer, López Murphy, Moreau, etc.), y otros como integrantes de otros partidos, como el PRO (Propuesta Republicana). Asimismo, el peronismo ha sufrido diversas particiones transitorias o permanentes, conformando frentes con otros partidos de escaso volumen (FREJULI, FPV, Compromiso Federal, etc.) y también fuga de dirigentes, creando partidos propios (Proyecto sur de Solanas, Frente Renovador de Massa, el reciente Unión Ciudadana  de Cristina Fernández de Kirchner) o  integrando otros como el Frepaso ( casi inexistente) y el PRO: Ritondo, Santilli, Amadeo, Monzó, etc. Tantos desatinos culminaron con la creación de un partido nacido en el presente siglo –el aludido PRO- de la convergencia de integrantes propios con su líder indiscutido (el empresario Ing. Mauricio Macri) y de los partidos tradicionales aludidos, coronándose ( 2015) nacionalmente e impensadamente en la Provincia de Buenos Aires (bastión pejotista por antonomasia), conjuntamente con la ya gobernada Ciudad de Buenos Aires, desde el 2007 constituyendo dos periodos consecutivos, con relativo éxito en tal gestión capitalina. Indubitablemente de no ser por la conformación de un frente con el Radicalismo y la Coalición Cívica (léase Sanz y Carrió), la ciudanía no hubiese dado un aval al PRO por sí mismo, garantizando ambos dirigentes extra-partidarios, respeto republicano y transparencia (virtudes bastante alejadas del gobierno precedente), aspectos expuestos en múltiples notas precedentes de este sitio.   

Indudablemente, jugar en ligas mayores es todo un desafío para el macrismo. Por siempre los empresarios no han podido gestionar eficazmente en sus circunstanciales pasos por diversos partidos, dado que su éxito con el mercado no es transferible al conjunto social, dada la mayor complejidad que implica. Sumémosle que sus pretendidos denominados CEOS, generalmente no lo son, ni creo que lo lleguen a ser finalmente Directores Ejecutivos con las cualidades que se requieren para tal posicionamiento. Lejos de los analistas de símbolos que describió Robert REICH, caracterizados en su pensamiento abstracto, global y sistémico, que les permitía definir un problema y la solución consecuente. Al presente han cometidos gruesos yerros y proyecciones incumplidas en el tiempo, reconocido por ellos mismos. Dado el desastre heredado, podría ser que requieran de un mayor lapso para encaminar su proyecto de transformar a la Nación en un país moderno, inserto en el mundo (léase competitivo interna y externamente). Veremos si la pretensión de colocar un político en los ojos del Presidente, el lilito Sanchez ( bah, los ojos de Carrió) permita encarrilar con éxito a las elecciones legislativas de octubre próximo. Francamente lo dudo. Mucho voluntarismo sobre pretensiones de condicionar los votos a los procesos judiciales que pondrían preso a los corruptos kirchneristas. Sería ejemplar y necesario pero no determinaría el futuro (un equivalente al juzgamiento a los militares…), en fin: un anzuelo pobre. La incesante inseguridad; la pobreza remunerativa al ajustarlas sobre la inflación futura, omitiendo el evidente retraso precedente generado por la devaluación, como el incremento de tarifas, repercute groseramente en los pobres y las capas de clase media baja, explicitando la retracción del consumo, que consecuentemente afecta a las pymes severamente. Con cemento, marketing y candidatos dudosos (fundamentalmente en Provincia BA), si logran ganar y atraer a las inversiones estaríamos en el primer escalón para salir de este círculo anti-virtuoso. Si pierden deberán esforzarse al máximo para las presidenciales 2019. Nos quedarían mejoras en la infraestructura… Algo es algo. Solo concuerdo con Duran Barba – el gurú del PRO- que un candidato con alta imagen negativa como Cristina F. Kirchner no tiene futuro, menos aún pensando en las causas judiciales pendientes (la sentencia será igual, solo los fueros salvaran su libertad). Aunque haberla elegido como el enemigo, en el contexto actual del cual no puede excluirse el accionar macrista, es un suicidio. La han elevado – irrisoriamente- a la reina de los pobres. Modifico su estrategia en Arsenal: todo lo hizo Macri. Medida en su discurso, sin ostentaciones en su vestuario, tipo pastor evangélico en su presentación, depurando a sus adláteres negativos en sus listas, pero rápidamente derrapó (Vallejos presente…, el patético tuit de Cris sobre el supuesto suicidado jubilado por pasar miseria, Mi DIOS). Si tiene asesores de campaña, échenlos ya. Y sino búsquenlos…  

Perdón por la siguiente digresión, pero no puedo evitarla: Aspiro a una lectura inteligente de la sociedad, que reflexione tanto para que el no querer volver a un triste pasado, vote por ello al hasta ahora flojo oficialismo. Esto solo sería aceptable si se le extiende el crédito, o votar alternativas potables, ya que no se define la actual conformación legislativa. Es un dilema personal, todavía hay tiempo para decidirse.

Retomemos, hay consenso social para exigir soluciones, que evidentemente no pueden dar ni el radicalismo, ni el peronismo en todas sus versiones, ni Cambiemos, aunque firmen un pacto como el que se pretende (Moncloa), que requiere de una grandeza ausente dada la debilidad institucional partidaria. Hay una degradación social profunda que requiere de otras soluciones. Cualquier proyecto requiere un QUE se pretende, COMO se implementa y QUIENES lo ejecutaran. Simplemente: converger en lo exigido en la Constitución optimizando el sistema republicano, democrático y federal; reducir la pobreza a niveles razonables en el menor tiempo posible, mermando la marginalidad y la inseguridad consecuente; no más hambre (INTOLERABLE en el país que es el mayor productor de alimentos per cápita del mundo). En fin: mejorar la calidad de vida ciudadana para tener futuro (inclusión, trabajo, justicia, salud y educación). Tenemos QUE en demasía.

Si lográramos que las instituciones republicanas actúen productivamente, con Organismos Expertos (autárquicos, incluyéndose presupuesto propio pautado y controlado externamente) que satisfagan la información técnica necesaria, en virtud de la idoneidad profesional que debe exigirse a los integrantes de los mismos y transparencia en el ejercicio de su función. Obviamente por concursos públicos irreprochables. En otras palabras, que no dependan del partido gobernante de turno, sino al propio Estado (igualmente para las estructuras técnico administrativas de las diversas áreas, resultando una herramienta eficiente para el PEN). Asimismo tales organismos (estadísticas, tecnología industrial / agronómica, hídricos, marítimos, control monetario, Junta electoral, etc., etc.,…), serán los que deban controlar a sus mandantes cuando estos distorsionen – sin fundamentos- las demandas sociales que le dieron origen, recurriendo ante tal distorsión a otro poder. Un control mutuo, del gobierno sobre el estado y viceversa, un reaseguro de posibles falencias. Crear un Consejo Económico y Social dinámico, representativo de la sociedad, que se lo consulte para evitar barbaridades como ser el pacto con Irán (repudiado por la comunidad judía) o la elección partidaria del Consejo de la Magistratura. En definitiva, consensuando las políticas que converjan a los objetivos perseguidos, llegaríamos al COMO (ver un aporte mínimo del suscripto en una República democrática acorde al siglo 21)

 Tenemos una sociedad que ha generado gente valiosa en múltiples campos del saber y hacer (científico, técnico, cultural), solo que están marginados por el desencanto del país degradado. Restaría definir quiénes. Hay demasiado ego (fundado en hacer politica personalista, como abjuro Perón en su regreso) en nuestros dirigentes políticos, que deberían aunarse para sentar las bases de un partido consustanciado con los objetivos aludidos, que trascienden ideologías ya superadas por una realidad que nos oprime. Basta de Trump/Putin/Chávez/Cristina/Berlusconi, o cualquiera que se crea todopoderoso. Solo en equipos multidisciplinarios y ratificados por el pueblo pueden sacarnos de este pantano que estamos inmersos en el presente. Que definan los roles institucionales y los medios adecuados a los fines propuestos, como los cuadros coherentes. Ser expuestos a la ciudadanía para su consenso y apoyo. Y esta definirá consecuentemente quien debe ocupar el rol institucional respectivo. Teléfono para (en orden alfabético): Arroyo, R. Bielsa, Bárbaro, Binner, Campagnoli, Donda, Malena Galmarini, Iaies, Lavagna, Lousteau, Massa, Massot, Nun, Ocaña, Pinedo, Solá, Stolbizer, Urtubey, y todo aquel que tenga idoneidad y honestidad, avalado por sus pares (los ciudadanos podemos tener una visión limitada, que no condice con la realidad). En fin, cuando hay conocimiento e idoneidad conjugado con espíritu democrático republicano, es INDUBITABLEMENTE posible llegar a un consenso productivo. Basta de chicanas, es hora de crecer saliendo de sus quintas que por sí solas no satisfacen las múltiples y dramáticas demandas sociales ante tanta degradación. Así, tendríamos el QUIENES.

Gracias por su atención.

 

Francisco Alberto Scioscia                                                     

 Aportes e interrogantes ciudadanos, 062 junio de 2017.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            

Mail                                                         Inicio