Menem concita el rechazo de todo el arco opositor. Se lo ha ganado con honor. Si uno cree haberlo visto todo, con el turco puede equivocarse. No solo de aquí hasta el 18 esta sellada la posibilidad de su tercera presidencia, sino la ultima de su vida. No solo tanteo a López – si acepta rifaría su futuro o ...- sino a R.Saa ofreciéndole la jefatura de gabinete. Este no rifa nada, ya que son del mismo palo: ilusiones y poder. Desmentidas estas versiones, o no, esta en sus planes no perder, a costa de cualquier precio. El poder por sí es su movilización, no el imponer un modelo liberal, a nuestra costa. Una piensa en sus orígenes cercanos a la izquierda y no comprende. Y piensa en sus años de poder y si lo entiende, lastimosamente manifestado en la reunión con petroleros que expreso sonrientemente “me gusta la derecha”, aludiendo a un circunstancial sector del ámbito físico, siendo el auditorio en 99%, sino el 100, del ala aludida. Obsceno para sus votantes de clases humildes que creen que trabajará para ellos y no para los ricos.

Quienes poseen carisma como él, generá en las clases humildes, no solo carentes de recursos monetarios sino de instrucción, una halo de admiración que no condice con la realidad. Difícilmente el riojano cometa un error que destruya esa aureola, así emerge la ex–miss universo como trofeo inalcanzable para sus adictos, realzando sus poderes. Proceder que la mayoría independiente, más atenta a esos derrapes tan comunes en él que se han ganado el odio de la misma. Lógicamente hay de todo en la villa del Señor, y así se encolumnan tras de él gente que no puede decirse pobre de recursos intelectuales y/o monetarios, pero que los guía una cosmovisión igual del poder per se que el ex-presidente domina perfectamente. El egocentrismo los une; en otras palabras primero, segundo y tercero yo y luego los otros... La historia humana nos muestra lo inmodificable de tal característica humana, que el éxito reafirma, e incita a sus conniventes, disimulando errores, a seguir ese rumbo. Algún día la ciencia dará respuesta a los orígenes de estas carencias  personales tan funestas para sus congéneres.

Convengamos que su primera presidencia fue un boom ilusorio, que simultanea y subterráneamente forjaba el futuro de su segunda presidencia, objetada por la gran mayoría del pueblo argentino. Ergo, ambas presidencias fueron funestas. Esto amerita una análisis socio-económico, expuesto hasta el cansancio por expertos que coparticiparon o no, de tal encantamiento. Lógicamente, y coherente a las limitaciones de la ciencia económica, un post análisis exacto cuando ya nos estaban velando... Y si que convencieron a todos aquellos que no harán cierto el aserto árabe comentado en su discurso a sus adherentes la noche del 27 pasado, que en occidente conocemos más burdo y sintéticamente como que no hay dos sin tres... Insisto con que mayoritariamente la gente no tiene que hacer cursos de lectura política, de hecho no lo hace, sino que vota o se expresa según sus necesidades. Tal mecanismo nos conduce a que si los pueblos pueden equivocarse, pero nos los descalifica. Si a quienes abusan de esa confianza dispensada con el objetivo de reparar sus carencias. Cada día, aunque sea muy lentamente, gracias a un mayor nivel de educación básica se acercaran a la masa más instruida que puede hacer una lectura de mayor complejidad. En otras palabras de poder discriminar entre sus demandas y el  ofrecimiento de los encantadores de serpientes, para que no les sea retaliativo como ha sido hasta el presente. Así tomará sentido esa frase que esta en boca de todos pero no se ejercita: EDUCAR AL SOBERANO. Repasemos este boom, reiterativo en una versión limitada de un lego en economía, pero no así en respuestas sociales:

Sus promesas originales de salariazo y que lo sigan sin defraudar manteniendo la liturgia peronista duro muy poco. Su acuerdo con el empresariado y el fracaso de sus políticas desembocaron en hiperinflación, retrayendo aún más los deprimidos salarios y el escaso incremento de haberes que había decretado. Su horizonte era el del exitoso Felipe González, en boga en la madre patria y parte de Europa. Socialismo con medios liberales acorde a Reagan-Tatcher. Con una diferencia: esos países que adoptaron el modelo liberal tenían una estructura productiva de base, envejecida pero sólida. Aquí, luego de la incipiente base industrial peronista, esta no fue solventada sino boicoteada por una clase política y empresarial que no veía en la misma el futuro deseado, estrictamente ligado a las estructuras sindicales peronistas y un poder que asustaba a sus intereses feudales. En las décadas siguientes al derrocamiento del tirano - que no lo era, pero si cometió errores en el aspecto democrático- se trató, de ambas partes ( sindicalistas y militares-empresarios) de negociar una salida transaccional sin éxito. El odio mutuo prevaleció a un acuerdo que podría haber sustentado positivamente la incipiente estructura productiva nativa.

Sobre esta base productiva endeble se hizo el ajuste liberal menemista que término por destruir lo poco que teníamos, malo o bueno y peor aún, derribó las esperanzas empresariales nacionales de industrializar este país con recursos múltiples. Un despropósito. No en vano somos ejemplo del mundo: país pobre pero con recursos... Simultáneamente, la famosa convertibilidad de 1 a 1, previa devaluación en el verano por el anterior Ministro de Economía y algunos ajustes posteriores a tal igualación, no así en los haberes, consolidaron un valor ficticio de un dólar un peso, sobrevaluado de partida. Pero era lindo: con un sueldo magro - un promedio de casi 600 dólares - podíamos comprar bienes medios importados impensados en otra época, que hacen al confort humano, tan deseado por todos. Sumémosle un fácil acceso al crédito, para lo cual se había montado toda una estructura financiera, fundamentalmente extranjera acompañada por la nativa, tras la bancarización de una sociedad que era renuente a ello ( un nicho para triplicar, con servicios muy caros). Otro factor era la baja de esos bienes medios en el mercado mundial, dado que la gran afluencia de capitales permitía una producción en escala, que bajaba costos progresiva y sostenidamente. Más en el campo informatico tan alejado otrora para las clases medias y vinculado al boom mundial de la información y el conocimiento. Un encantamiento perfecto: Bienes que satisfacían nuestras demandas personales y contextuales, crédito y estabilidad. Pero igual que con el aparato productivo se omitió esclarecer que las tasas eran leoninas con la estabilidad lograda – al fin único merito de Menem/Cavallo- partiendo de un 20 al 50, y otros hasta del 100%, acorde a garantías y plazos. Al ser las cuotas posibles, nos enganchamos, pero era un endeudamiento seguro a corto y mediano plazo. Estimo que la acumulación de ganancias de los bancos, las tasas internacionales eran del 6/8 %,  permitió una segunda fase que ya no sopesaba el consumo sino la seguridad personal: el crédito hipotecario, con tasas menos leoninas – el bien era suficiente garantía...- y plazos razonables que permitía con las cuotas exigidas, o un poco más que un alquiler, acceder a una vivienda propia digna. Un paraíso.  Paralelamente los servicios públicos se privatizaban en tiempo record, sin controles adecuados tanto en tal oportunidad como posteriormente, y a un valor objetable, ratificando tarifas carísimas comparativamente al mercado mundial, al ser convertidas en moneda estadounidense. Asimismo su privatización no mejoró el déficit público, que los liberales habían indicado como la madre del mismo y disparador de la complacencia social en su  liquidación. Como postre, la creación de las AFJP, pasando de un sistema solidario al del autoaporte, convenciendo a la gente que ya nadie usaría-robaría sus dineros previsionales como otrora, ahora en custodia de esas entidades, con ciertas garantías y formación de un capital nacional que en el tiempo se volcaría al mercado. Omitieron decirle a la gente que ya no contarían con los aportes patronales, suprimidos para reducir costos y así generar empleos. No solo no hicieron ésto, sino que disparó el déficit fiscal – controlado desde el 91- al no cubrir con impuestos compensatorios los gastos en seguridad social anterior ( el pago de las magras jubilaciones existentes), transfiriendo a cada nuevo ejercicio en forma acumulativa tales ingresos faltantes. Además, todas estas empresas extranjeras y las que se instalaron gracias a las “facilidades” otorgadas por un gobierno deseoso de hacerlo, permitiendo tecnologías de punta que devastaban el empleo interno y rechazadas en otros países por ello, remitían legalmente sus ganancias en dólares a los países de origen, aun quedando divisas en el Banco Central para un mercado interno restringido comparativamente y que permitía comprar todos los pesos en circulación, controlando el 1 a 1. Obviamente los parámetros macro económicos eran brillantes: crecimiento, divisas, PBI, nivel de inversión, etc. La desigual distribución de la riqueza que crecía beneficiando a las clases ya  pudientes y el desempleo, serían superables con tiempo por la teoría de las copas rebosantes, que al derramarse llegarían a las otras capas sociales. Esquema avalado por las organizaciones de crédito mundial que nos prestaban sin hesitar- incrementando nuestra deuda exterior- transformaron en el ejemplo del mundo como alumno ejemplar cumpliendo a rajatabla sus exigencias neoliberales. Argentina era un negocio brillante y sus dirigentes tenían el beneplácito del mundo. Las patillas habían quedado atrás, como su vestimenta chillona. Hasta lo nombraron el mejor vestido del mundo... Como no le va a gustar la derecha...

            Pero la realidad en la segunda presidencia era otra, directamnete vinculada a la primera: destrucción del aparato productivo con el cierre consecuente de empresas nacionales , que no podían competir con los bienes producidos en el extranjero, desempleo correlativo hasta llegar al 20%; retracción del consumo e ingresos dependientes del mismo; haberes congelados o reducidos ( el mercado los ajustaría). Aunemos el clima de incertidumbre, la corrupción reinante ante los negocios fáciles, reflejado en una justicia adicta; el detrimento de los servicios públicos esenciales al estado (salud, educación, administración, etc), la frivolidad como “modelo” a seguir,  dejaron paso a una nueva dirigencia aliada para ganarle al PJ con Duhalde de candidato, ya que Menem no podia presentarse a su tercera presidencia. En el 97 la Alianza habia ganado las legislativas. Estos nuevos adalides contra todo lo que representaba el riojano, se harían cargo del desastre heredado, con el aval mayoritario de la sociedad. Sin capacidad ejecutiva ni ideas, ni por supuesto planes, fueron arrasados por la decadencia estructural que le había dejado la década del 90. Ni aún, al agonizar su mandato, con la presencia del otrora ministro generador de ilusiones, que confirmaba sus gruesas fallas anteriores. La teoría del derrame se habla cumplido, lastima que no era de riqueza sino de pobreza... Así llegamos a la mayor crisis de nuestro pais. Menem lo hizo. Ver Kirchner

 

  Proyecto   ( Solidaria e Idónea ) Aportes e interrogantes ciudadanos
               Número 040  del  30  de  abril de  2003.   
Francisco Alberto Scioscia                                     
                 
www.redsoleido.com.ar